Vacaciones sin estrés. 9 recomendaciones para poder llevarlo a la práctica

Dr. Enrique Gómez-Alvarez Salinas

Dr. Enrique Gómez-Alvarez Salinas

Vacaciones de verano sin estrés en las islas Cíes

Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Llegó el verano.

Tiempo de vacaciones.

El largo alejamiento del trabajo nos va a permitir realizar una desconexión laboral completa, recargando la energía gastada durante el año.

Pero para ello tenemos que encontrar una forma de veraneo adecuada que nos permita disfrutar de unas vacaciones sin estrés.

vacaciones de verano sin estrés
Foto Enrique Gómez Álvarez Salinas

¿Aprovechamos las vacaciones para recargar energía o ganamos estrés en estas fechas?

Una mala planificación o una mala elección de las vacaciones pueden conllevar un inadecuado aprovechamiento y volver de veraneo con más estrés y más cansados que cuando lo iniciamos.

Vamos a indicar una serie de puntos que nos pueden ayudar a disfrutar de unas vacaciones sin estrés sobreañadido

Saber qué es lo que quiero hacer

El tiempo de descanso lo podemos aprovechar “para no hacer nada” o “para hacer todas esas cosas que no podemos realizar durante la época de trabajo”, pero para pasar unas vacaciones sin estrés tenemos que saber muy claramente y de forma anticipada lo que queremos hacer.

Si decidimos pasar el tiempo de veraneo en el campo o en la playa, sin horarios y sin presión, disfrutando del sol, del agua, de la comida, del sofá, de la tumbona o de la cama debemos tener bien claro que esta “pérdida de tiempo” es necesaria y productiva. Tenemos que adaptarnos a no hacer nada y no sufrir por ello, ya que nuestra mente está muy acostumbrada a la acción y a la competitividad.

Si, por el contrario, nuestro tiempo de veraneo va a ser muy activo, como supondría por ejemplo un viaje a zonas lejanas de nuestro entorno habitual, tenemos que estar mentalizados para disfrutar con todos nuestros sentidos, pero con la capacidad de saber aprovechar el tiempo y no abarcar más de lo que podamos. No estamos en ninguna competición para conocer muchos sitios a la vez. Es mejor disfrutar de menos lugares, pero más intensamente.

Vacaciones de verano sin estrés. Faro del Cabo de Palos (Murcia)
Foto Enrique Gómez Álvarez Salinas

Tengo que dejar el reloj en casa

Estamos siempre sujetos a unos horarios estrictos e insalvables.

Para poder conseguir disfrutar de unas vacaciones sin estrés tenemos que dejar el reloj en casa.

No hay obligaciones estrictas y no nos las podemos imponer.

Tenemos que tratar de ser más flexibles en nuestras actividades.

Que nos acostamos más tarde, pues retrasaremos la hora de levantarnos.

Que estamos pasando un buen rato con amigos, ya almorzaremos más tarde.

La vida sin horarios autoimpuestos va a favorecer una vida sin estrés.

vacaciones de verano sin estres. dayso unsplash
Foto de DaySo en unsplash

Hay que distanciarse de la actividad laboral

Hace unos días, en la playa, tenía delante a un compañero de tumbona que se pasaba todas las mañanas enganchado al teléfono hablando con su oficina y sus proveedores. Es verdad que estaba en un entorno estupendo, tendido al sol frente al Mediterráneo, pero ¿de verdad creía que estaba descansando?

Entiendo que no todos los trabajos permiten tener un distanciamiento total del mismo.

Hay trabajadores por cuenta ajena que pueden liberarse completamente del trabajo, pero hay otras actividades laborales que exigen estar “siempre” al pie del cañón.

Aun así, hay que hacer una completa planificación de esta relación con el trabajo para poder tener unas vacaciones sin estrés, por lo que, si es imposible el desarraigo total del trabajo, hay que establecer un horario estricto, con su principio y su fin, de no más de 45 minutos al día, desarrollados en una sola vez, en el que podamos repasar correo electrónico y contestar lo auténticamente urgente.

Y si ni siquiera hay que tener este contacto pues mucho mejor.

Pasajes (Guipúzcoa)
Foto de Enrique Gómez Álvarez Salinas

Tengo que anular las llamadas de teléfono referentes al trabajo

En otros países esta norma ya existe hace años y ahora también esta instaurada en España: no nos pueden llamar de la empresa en época de vacaciones.

No podemos tener activo el móvil de empresa y la empresa puede ser castigada si así lo exige.

Si no tenemos diferenciado móvil de empresa de móvil personal, la opción más fácil es ponerlo en “modo descanso”. De esta forma sólo podremos recibir las llamadas de los teléfonos que nosotros hayamos seleccionado previamente y ninguna otra llamada.

El teléfono es un “bicho” que nos acecha las 24 horas del día, vamos a configurarlo bien y así podremos veranear más tranquilos.

Vacaciones de verano sin estres. ilenia f unsplash
Foto de Ilenia F en unsplash

Viajar es siempre una magnífica alternativa para disfrutar de unas vacaciones sin estrés

Viajar significa conocer sitios nuevos.

Siempre van a existir sitios nuevos para nosotros, aunque vivamos 100 vidas.

Cuando hablamos de viajar en época de vacaciones lo relacionamos siempre con aviones, hoteles y muchos días de actividad, pero eso es un error. El viaje puede ser cercano y asequible.

Lo importante es vivirlo con relajación, con deseos de disfrutar y de conocer, sin estrés y sin ansiedad. Vamos a disfrutar de nuevos sitios, no a coleccionar sitios visitados con prisas y tensión.

La elección del lugar y la compañía va a ser siempre fundamental para que este viaje pueda ser relajante o, por el contrario, estresante.

Lo que no puede faltar es deseo de disfrutar de nuestro tiempo libre y de enriquecernos emocionalmente.

Peine de los Vientos. San Sebastián
Foto Enrique Gómez Álvarez Salinas

No soy imprescindible

Muchas veces nuestro sentido de responsabilidad y de autoexigencia nos hace creer falsamente que somos necesarios siempre y que lo que no resolvamos nosotros no lo va a hacer nadie.

Esto puede hacer que vivamos las vacaciones con tensión por el alejamiento que supone del entorno laboral y la sensación de todo puede ir mal si no estamos allí.

La experiencia y el tiempo nos dice que no somos imprescindibles.

Siempre habrá alguien que pueda hacer lo que no podamos hacer nosotros.

El mundo existía antes de que llegásemos y seguirá existiendo cuando no estemos.

Si aceptamos esta situación será mucho más fácil realizar un alejamiento laboral sin que nos aumente la ansiedad.

No somos imprescindibles
Foto de Karim Manjra en unsplash

Tiempo de descanso, tiempo de lectura

Evadirnos con la lectura a otros mundos va a ser siempre un mecanismo de liberación de la tensión y de la ansiedad que nos va a ayudar a conseguir las vacaciones sin estrés añadido.

Tenemos que aprovechar estos momentos de ocio y tiempo libre para fomentar y recuperar la lectura.

Los libros nos están esperando y siempre habrá alguno disponible para cada momento de nuestra vida.

El infinito en un junco
Foto: Enrique Gómez Álvarez Salinas

La actividad física no te puede faltar

Imprescindible.

Fundamental para poder disfrutar de unas vacaciones sin estrés.

El verano implica buen tiempo y muchas horas de sol al día, con dos momentos claves para hacer deporte evitando el calor intenso, la primera hora de la mañana y la caída de la tarde.

Deporte no significa competición ni la realización de una actividad para la que no estamos acostumbrados ni preparados, pero formas de hacer deporte hay muchísimas.

La más fácil y para la que no se necesita nada es el paseo, andar.

Podremos disfrutar de nuestro entorno y entrar en contacto con la naturaleza que nos rodea de una manera simple y fácil, sin necesidad de nada ni de nadie, sólo tu voluntad y el deseo de disfrutar de tu propio organismo y de tu entorno.

Sendero de la Capitana. Guadalcanal (Sevilla)
Foto Enrique Gómez Álvarez Salinas

Disfruta de la naturaleza

Va implícito en el punto anterior, pero lo remarco de forma individual.

Todo el día estamos rodeados de edificios, de coches, de ruidos, de polución.

Tenemos que aprovechar las vacaciones para disfrutar de la naturaleza, de los paisajes, de los sonidos, de los silencios.

Respira aire puro.

Disfruta del cielo estrellado. Lo mismo ni sabes que en el cielo nocturno se ven las estrellas porque la contaminación lumínica de la ciudad no te las ha dejado nunca ver. Es un espectáculo natural y siempre cercano a ti del que no puedes dejar de disfrutar.

Si pinchas aquí enlazarás con la página web de la Fundación Starlight, que promueve la defensa del cielo nocturno y el derecho a la luz de las estrellas. Seguro que en tu entorno cercano tienes una Reserva Starlight y ni siquiera lo sabes (este es el enlace a la web de la Reserva Starlight de Sierra Morena).

Disfruta del cielo estrellado
Foto de David Monje en unsplash

Tenemos tiempo y tenemos los fundamentos así que ahora sólo queda ponernos en marcha para disfrutar de unas muy buenas vacaciones sin estrés, que nos sirvan para relajarnos y para realizar la recarga de energía que más adelante, durante el resto del año, vamos a necesitar.

¿Te ha gustado? Comparte esta entrada:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email